Mamis

Mamis

Pilates, Antes, Durante y Después de tu embarazo.

El embarazo es un tiempo donde el cuerpo de la mujer tiene grandes cambios fisiológicos, emocionales y anatómicos. El ejercicio durante el embarazo puede ayudar a la futura madre a reducir al mínimo cualquier incomodidad que puede ocurrir durante este período.  Cuatro factores principales deben tenerse en cuenta para hacer un programa de ejercicio prenatal completo: buena postura, respiración, refuerzo abdominal y dorsal, y refuerzo de piso pélvico. Pilates, por lo tanto, es un método ideal de entrenamiento para una mujer embarazada.

Pilates se puede hacer durante todo el embarazo

Desde el primer mes al noveno. Cada trimestre del embarazo tiene un programa distinto, el método tiene muchísimos ejercicios y recursos para adaptarse a cada etapa.


Mejor clases individuales que en grupo

Cada embarazada tiene una forma física diferente y está en distinto mes de desarrollo. Las clases en grupo no permiten dedicar la atención personalizada que merece cada trimestre gestacional. Por ello aconsejamos clases individuales: un Instructor para una embarazada de este modo se va avanzando y cambiando los ejercicios al ritmo de cada una con los objetivos que se buscan al hacer Pilates y dedicarles la máxima atención.

Qué beneficios se espera de pilates en el embarazo

Los beneficios de hacer Pilates son muchos, pero como en cada fase del embarazo el cuerpo de la mujer va cambiando, se requiere anticiparse a esos cambios para que sean positivos. Me refiero por ejemplo a las varices y a la hinchazón de las piernas: como eso se manifiesta en la segunda mitad del embarazo, los ejercicios de piernas y tobillos los incluimos pronto, y además los podemos hacer echadas boca arriba: Pilates tiene muy buenos ejercicios en las máquinas en esa posición.

Pilates fortalece la espalda y la hace mantenerse alargada y flexible. Eso ayuda a prevenir los dolores de espalda del embarazo. Al aumentar el volumen y el peso del vientre (sobre todo a partir del 5º mes), hay que tener buenos músculos dorsales entrenados para mantener el centro de gravedad y evitar los dolores lumbares. En los últimos meses del embarazo fortalecemos la zona dorsal y los brazos, porque de esa manera entrenamos a la futura mamá para que luego tenga fuerza para cargar al bebe, dar de lactar, levantarlo de la cuna, bañarlo, etc.

Uno de los efectos más apreciados es el del fortalecimiento del suelo pélvico. Es importante hacerlo bien ya que  el suelo pélvico debe ser fuerte pero también flexible!!. Con ese trabajo facilitamos el momento del parto y la recuperación post-parto, previniendo incontinencia urinaria y pro lapso.

Aunque pilates tiene más efectos positivos sobre el embarazo (flexibilidad de los hombros, apertura de pecho, mejora postural, mejora al caminar), podemos comentar uno final que nos comentan las clientes embarazadas: duermen mejor, tienen menos ansiedad, se sienten más seguras consigo mismas y por ende les trasmiten paz y bienestar a su bebe.


Son muchas las embarazadas que acuden a hacer Pilates durante el embarazo.


En Pilates Zentrum hemos introducido una sesión informativa gratuita antes de que la embarazada (haya tomado clases antes o no) empiece. Así entiende claramente los objetivos  y se siente más protagonista de lo que hace.